jueves, junio 15, 2006

La Profecía - 'Mejor No Arriesgar'

... John Moore se la jugó por darle una mirada más moderna a un clásico del cine de espanto, aunque en honor a la verdad solo consiguió ser una copia más, sin mayor peso como producción en su conjunto, aunque no del todo deficiente ...


La Profecía

MEJOR NO ARRIESGAR




Nada peor que asistir a ver una cinta de terror, ya sea original o remake, en medio de un público asustadizo y adolescente, espectadores que difícilmente ayudan a concentrase en medio de los gritos y las posteriores risotadas, y que además, dan un claro indicio de hacia dónde apunta un director como John Moore cuando este decide hacerse cargo del título de terror más esperado de este año. La versión 2006 de un clásico del género, La Profecía, una de las cintas más recordadas dentro de las historias del Anticristo, tiene mucho que aportar dentro del clásico cine de terror, ese que genera espanto más por el lado sicológico que por ver cuerpos cercenados, pero sin embargo, poco o nada ofrece como variedad dentro de lo que se esperaba de él, es decir, un remake que mantuviera la misma expectación de la historia original, dirigida por Richard Donner en 1976, pero con nuevos elementos como valor agregado.

Así es, porque mientras veía el trabajo de Moore y escuchaba a quienes me acompañaban en el cine, pude darme cuenta claramente que esta era la típica historia de recurría a escenas de flash, a través de sueños en medio de la noche, para generar algo de impacto alrededor de una trama que a estas alturas es conocida por todos, incluso por aquellos que aún no nacían ese año 1976. En pocas palabras, es una obra menor dentro del género que al menos no echa por la borda a una historia que sobrecogió en su primera versión, más allá de los ripios que podamos encontrarle ahora, treinta años después.



John Moore aún es un director poco prolífico para empezar a recriminarle por fallas o trasgresiones a su propio estilo de hacer cine, sin embargo, el director de “Tras la Línea Enemiga” y “El Vuelo del Fénix”, intenta mantener el mismo ritmo e hilo conductor que el veterano Richard Donner expuso correctamente en la versión original, aunque lamentablemente sin conseguirlo por parte de Moore. El mejor ejercicio para darse cuenta de esto último es comparar derechamente las escenas más recordadas del clásico protagonizado por Gregory Peck, Lee Remy, David Warner y Billie Whitelaw con esta versión 2006, donde solo sobresale el nombre de la actriz estadounidense Mia Farrow, ex musa de Woody Allen, dentro del elenco.

La historia de “La Profecía” es muy coherente en relación a las interpretaciones que en la época actual los cristianos han hecho sobre el Apocalipsis, el libro de San Juan. De ella se desprende que la encarnación humana del mal, y que tendrá como signo distintivo el número 666, se producirá dentro de las más altas esferas de la política internacional. Pues bien, el hijo del diablo, nacido de un chacal, será criado en el seno de una familia de diplomáticos estadounidenses, los cuales tras su paso por Roma “milagrosamente” terminan como embajadores de la potencia americana en Londres. Sin embargo, lo que ignora el padre adoptivo de la criatura, el embajador Robert Thorn (Liev Schreiber), es que tras haber cambiado a su fallecido hijo por este otro niño, Damián (Seamus Davey-Fitzpatrick), su destino quedó sellado, ya que tanto él como su esposa Kathryn (Julia Stiles) se encargarán de proteger y formar nada menos que al hijo del demonio, el mismo que se encargará de borrar del mapa a cualquier enemigo que se interponga en su camino, incluidos Robert y Kathryn.



Si bien John Moore quiso ser lo más fiel posible a la historia original, lo cierto es que falló al querer reproducir las mismas escenas de 1976, como el rechazo de los animales en el zoológico cuando enfrentan la mirada de Damián, donde esta vez solo hubo simios y no pocos extrañamos a las aterradas jirafas, o el nuevo desenlace de Kathryn, el que nuevamente tuvo como malhechora a la nana del diabólico niño, la señora Baylock (Mia Farrow), pero esta vez sin el impacto que tuvo el enfrentamiento final entre Lee Remick, la Kathryn de 1976, con Billie Whitelaw, la siniestra Sra. Baylock de aquella vez. Solo rescato la muerte del Padre Brennan (Pete Postlethwaite) en medio de una escalofriante tormenta, una escena tan intensa como la que todos recordábamos, el extraño suicidio de la joven niñera en el cumpleaños de Damián, y el accidente intencional donde Kathryn termina cayendo desde el balcón, producto del ya clásico paseo en triciclo del hijo que ella cree como propio, y del que ya comenzaba a sospechar.

“La Profecía” de este año 2006, estrenada de manera estratégica el día 6, del mes 6 y del año 6 después del 2000, no es más que otra cinta de terror que busca asustar a los espectadores más fáciles de impresionar, pero que está muy lejos de ser la heredera de la misma cinta que originó hasta debates teológicos a mediados de los años ’70. John Moore se la jugó por darle una mirada más moderna a un clásico del cine de espanto, aunque en honor a la verdad solo consiguió ser una copia más, sin mayor peso como producción en su conjunto, aunque no del todo deficiente. En relación a esto último, se valora que el género de terror vuela a ser mirado desde una óptica más sicológica que como fuente de laceraciones o desmembramiento de seres humanos, incluso teniendo algunas escenas de sangre dentro de esta historia de suspenso, aluciones diabólicas y asesinatos colectivos. Ni Liev Schreiber ni Julia Stiles estuvieron a la altura de Gregory Peck y Lee Remick, los primeros padres de Damián, lo cual también hace cojear un poco a este trabajo de Moore, siendo precisamente la dirección del norteamericano la principal responsable, sin embargo, tal como lo fue la actriz Billie Whitelaw en el film de Richard Donner, Mia Farrow como la dulce y a la vez siniestra niñera es el personaje más llamativo y mejor logrado, quedando como un tremendo error entonces el no haberle dado más espacio en esta nueva versión.

No me queda más que reiterar que la actual “Profecía” es solo una película más para asustar a niños, adolescentes y personas asustadizas, no mucha novedad a estas alturas, pero que al menos cumple como producción y elementos más técnicos, como la fotografía y la inquietante música incidental. Aún así, ojala nadie ose tocar otros clásicos, como “El Ente” o “El Resplandor”, si sus remakes solo van quedar como meros productos comerciales y mediáticos, algo muy distinto a lo que fueron sus versiones originales.

Regular




Ficha Técnica:

Nombre: La Profecía (The Omen)
Género: Terror
Dirección: John Moore
Guión: David Seltzer. Basado en el guión de "The Omen" (1976)
Reparto: Liev Schreiber, Julia Stiles, Mia Farrow, David Thewlis, Pete Postlethwaite, Michael Gambon, Seamus Davey-Fitzpatrick, Nikki Amuka-Bird, Reggie Austin, Marshall Cupp
Producción: John Moore y Glenn Williamson
Música: Marco Beltrami
Fotografía: Jonathan Sela
Montaje: Dan Zimmerman
Vestuario: George L. Little
País: Estados Unidos
Idioma: Inglés
Duración: 110 minutos
Año: 2006
Link: http://www.theomenmovie.com/

3 comentarios:

butterfly dijo...

buuuuuuuuuu que lata...

hola jorguito, como estai???

y cuando vamos a saber algo del rodaje de "la vida de Jorguito" .... porque en mi blog pusiste que dejaste cosas pendientes ummmm.....

oye espero que estés super bieeeennn y recomiéndame una película entrete para ver con mi hija, el domingo celebraremos mi día, el Día del Papá jajjaa

Fran dijo...

No me gusto mucho el remake...
el papa de damian no le llega ni a los talones a Gregory Peck.

Jorge Valenzuela dijo...

Hola butterfly, jajaja... esas cosas pendientes tenían relación con pega atrasada que tenía, así que prefiero no contarlas, porque el "rating" se iría en picada :)

Así es Fran, personalmente no me gustaron los actores que interpretaron a los padres de Damian. Solo la gran Mia Farrow sale bien parada aquí, por lo mismo, debió tener mayor participación.

Saludos a ambas.