domingo, junio 04, 2006

Match Point - 'El Juego de las Miserias'

... Difícilmente otra película que apunte a las miserias humanas logre igualar este punto de vista tan emocionante de Woody Allen. Lo más probable es que sigan apareciendo más títulos donde las relaciones amorosas pongan en jaque no solo la estabilidad emocional de sus protagonistas, sino también, sus convicciones más íntimas ...


Match Point

EL JUEGO DE LAS MISERIAS




Parto señalando desde un principio que jamás he sido un seguidor del cine de Woody Allen, simplemente porque nunca he resistido más de una hora esas historias de intelectualoides newyorkinos que tanto le gusta presentar. Y si bien con “Crímenes y Pecados” de 1989 sí conseguí darme un festín de buen cine, tuvieron que pasar más de quince años para volver a experimentar algo similar en una cinta de este cotizado director estadounidense, cuyo nombre a estas alturas ya es una clara marca registrada.

A casi un año del estreno de “Melinda & Melinda”, que aunque le reconozco un gran mérito como guión nunca estuvo ni cerca de fascinarme, con este nuevo trabajo realizado íntegramente en suelo londinense, Match Point, Allen otra vez coloca su nombre entre los grandes maestros de la industria cinematográfica. Quizás no abunde en adjetivos apoteósicos para esta cinta que se estrenó con bombos y platillos hace menos de una semana, pero por lo mismo, creo que una mirada menos comprometida, ya sea a favor o en contra, con el currículum de este director norteamericano puede ayudar mucho a quienes aún estén reticentes a pagar una entrada para sumergirse en el conocido mundo de Woody Allen.



“Match Point” apela a los sentimientos y actitudes más bajas del ser humano, pero que increíblemente van naciendo producto de la desesperación y el caos interno de manera muy coherente. Aquí no hay un villano de turno que, víctima de desórdenes sicológicos, comete actos atroces que terminan choqueando al espectador. Ni siquiera podríamos catalogar a este trabajo como un thriller, ya que tres cuartas partes de la película están centradas en un auténtico drama moderno, ese tan característico del cine de Allen, enfocado en las personalidades complejas. La cinta protagonizada por el actor irlandés Jonathan Rhys Meyers y la estadounidense Scarlett Johansson, ambos sex symbol cuyos gruesos labios debió tener en cuenta Woody Allen al momento de juntarlos, es mucho más que una versión sofisticada de “Atracción Fatal”, como el más ingenuo de los espectadores pudiera suponer.

Efectivamente, la trama gira en torno a un ex tenista irlandés, Chris Wilton (Rhys Meyers), quien ante su fracaso deportivo, aunque en vano intente llamarlo de otro modo, se muda a Londres para optar a una mejor vida, cerca de la finanzas y la high society londinense, logros que nunca hubiera obtenido si no se hubiera involucrado sentimentalmente con una hermosa e ingenua mujer, Chloe Hewett Wilton (Emily Mortimer), cuyos acomodados padres solo quieren que esté feliz junto a un hombre a quien ellos consideren el ideal. No ocurre lo mismo con el hermano de Chloe, Tom Hewett (Matthew Goode), quien tiene una relación no muy estable con una sensual y poco exitosa actriz norteamericana, Nola Rice (Johansson), la cual es víctima del rechazo más encarnizado por parte de la madre de Tom. Pues bien, Chris encuentra bienestar económico y laboral junto a Chloe, pero su verdadera pasión despierta al conocer a Nola, quien al igual que él es otra fracasada en un país ajeno.



Es la relación de Chris y Nola la que comienza a apoderarse de “Match Point”, una historia de infidelidades y amenazas que logra los momentos más sabrosos en un comienzo, pero que poco a poco va tomando un giro más dramático, a tal punto que Allen, sin perder ese acento sicológico de su cine, permite entender el comportamiento más excéntrico de sus personajes centrales. Y vaya cambios que Chris y Nola comienzan a experimentar a medida que avanzan los minutos. Él por una parte, empieza a obsesionarse de manera adolescente con la rubia y eterna postulante a actriz, siendo que ella está muy clara en no ir más allá de un affaire sin trascendencia, sin embargo, la relación termina dándose vuelta, hasta desembocar en la obsesión de ella hacia él.

Ese es el vuelco que Woody Allen quiso potenciar hasta el último minuto, ya que la situación de Chris en realidad no daba para una aventura extramarital que echara por la borda todo lo conseguido hasta ese momento. Y si bien la pasión por Nola lo encegueció en un comienzo, la marcha atrás se transformó en una tarea imposible al correr de los meses, más aún cuando es Nola quien pasó a la ofensiva. Ni siquiera los altibajos con la angelical Chloe logran que Chris se comporte como un verdadero hombre y deje de priorizar sus intereses materiales por sobre los personales. La obsesión entonces, más temprano que tarde, termina por desencadenar una tragedia, urdida bajo la presión y la frialdad más impresionante.



Difícilmente otra película que apunte a las miserias humanas logre igualar este punto de vista tan emocionante de Woody Allen. Lo más probable es que sigan apareciendo más títulos donde las relaciones amorosas pongan en jaque no solo la estabilidad emocional de sus protagonistas, sino también, sus convicciones más íntimas. Lo más cercano a este tipo de historias retorcidas fue el singular film galo “La Dama de Honor”, de Claude Chabrol, pero sinceramente será “Match Point” la que se lleve todos los créditos a partir de ahora.

Con una excelente actuación del irlandés Jonathan Rhys Meyers, mucho mejor a lo esperado, esta producción se encamina a estar presente dentro de lo mejor que nos dejará este año 2006, logro no menor luego de algunas decepciones francamente lamentables. Si bien Scarlett Johansson como actriz sigue sin convencerme, pese al natural nivel de excitación que provoca en el público masculino, donde en honor a la verdad debo incluirme, al menos su presencia me resultó muy acorde al rol de Nola, lo mismo que Emily Mortimer como la dulce Chloe, a quien ya extrañaba tras su protagónico en la hermosa cinta “Querido Frankie”.

En definitiva, los elogios no mentían y las expectativas iban en la dirección correcta. “Match Point” es una gran película donde Allen no solo se reivindica con su público, siempre muy exigente, sino que también abre las puertas de su cine para todos aquellos que nunca nos hemos sentido del todo identificados con él. La entrada al cine valió totalmente la pena.

Excelente





Ficha Técnica:

Nombre: Match Point
Género: Drama
Dirección: Woody Allen
Guión: Woody Allen
Reparto: Jonathan Rhys Meyers, Scarlett Johansson, Matthew Goode, Emily Mortimer, Brian Cox, Penelope Wilton, James Nesbitt, Alexander Armstrong, John Fortune, Ewen Bremner
Producción: Letty Aronson, Gareth Wiley y Lucy Darwin
Fotografía: Remi Adefarasin
Montaje: Alisa Lepselter
País: Reino Unido
Idioma: Inglés
Duración: 123 minutos
Año: 2005
Link: http://www.dreamworks.com/matchpoint/

7 comentarios:

.:: blackbird ::. dijo...

Dificilmente podamos encontrar a un director que filme tan bien a sus musas. Basta recordar a Diane Keaton, a Mia Farrow, y ahora a Scarlett Johansson.

Jonathan Rhys Meyers es una suerte de "el nuevo Jude Law" de los británicos.

Emily Mortimer, impecable en su rol.

Y la película en general, es memorable. Me encanta verla (Ayer domingo la ví por segunda vez) y me llama la atención ese final tan cínico y farsesco (ayudado, claro, por ese par de agentes de policías digno de la mejor comedia de enredos).

Parece que le hizo bien Londres a Allen.

5 estrellas o "two thumbs up" como dicen los gringos.

C.

Angélica dijo...

¡Esta si que no me la perdere!!!!!

gracias por el comment

Saludos lluviosos

Novotny dijo...

Saludos Jorge!

Ya sabes que odié esta película...

Anónimo dijo...

Excelente? Jajajaja, se nota que no tienes idea de cine, encuentras excelente una película latera y efectista solo porque es de Woody Allen. Vale callampa tu porquería de blog, pero andar metiéndote a opinra de política en otros blogs ahí sí que te cruje mejor el mate.

¡WEON CHANTA!

Jorge Valenzuela dijo...

Ooops, veo que siguen los ataques personales, más que estar o no de acuerdo con mis puntos de vista sobre cine :)

Bueh, es lo que hay. No borraré el último mensaje, porque siempre es bueno dejar visible la "mugre" para no tropezarse con ella, y por lo menos es un mensaje más decente comparado a otros con los que me he encontrado. Lo único que podría considerar malo en este tipo de aluciones, siempre cobardes y de manera anónima, es que lo más probable es que me obliguen a usar la Moderación, consistente en que primero vea los mensajes y después decida si los hago visible o no. En fin, no me gustaría, pero por ahora lo dejaremos en veremos. Finalmente, esta no va ser la primera ni la última vez que me traten de 'weón' ni de 'chanta', jaja...


Gracias a los demás amigos por seguir vitando el blog y expresarse civilizádamente dentro de él. Este espacio es tanto de ustedes como mío. Nuevamente gracias.

Bolux dijo...

Vale berga cada quien tien su opinion
TE felicito compadre por tu blogg

lo agrego alos favoritos para tener una idea de lo que Voy aver

se lo ques darte un tiempo para publicar cosas que crees que solo tu aprecias
pero tarde otemprano alguien las ve Y tu opinion sirve de algo para hacernos una idea...


esta pelicula me dejo pendejo...
Poque pUTA

LOS MALOS SI PUEDEN GANAR

te felicito viejo y adelante

Jorge Valenzuela dijo...

Hola bolux, tu foto me parece conocida, así que me imagino que te he visto en los blogs de algunos amigos, je, je...

Gracias por tus palabras. Tu blog, aunque un tanto osado, igual me gustó, jajaja... las últimas chicas que pusiste están de película, lástima que al parecer son un desperdicio, je, je...


Saludos a todos.