viernes, diciembre 15, 2006

El Nacimiento - 'Solo Para Catequesis'

... esta es más una película para complementar la catequesis en una parroquia católica que una producción que deje huellas en el cine, más allá de la polémica que se originó por la verdadera personalidad de Keisha Castle Hughes y la imagen que por dos mil años hemos tenido de María, la madre de Dios...



El Nacimiento

SOLO PARA CATEQUESIS





Si me hubieran dicho que esta iba a ser una muy buena alternativa entre las películas basadas en las sagradas escrituras, lo más seguro hubiera sido suponer que por acercarse la Navidad, fecha simbólica para todo el mundo cristiano, tal vez solo se trataría de otra más de las visiones angelicales sobre lo que conocemos como la concepción de Jesús de Nazareth, y su romántico nacimiento. Le pese a quien le pese, el fundador del credo religioso más importante de Occidente sigue siendo también el personaje histórico más venerado de todos los tiempos. Pues bien, la premisa terminó por cumplirse al pie de la letra con la cinta bíblica El Nacimiento, según la gran mayoría, la reivindicación del cine estadounidense luego de toda la polémica que se armó en torno a “La Pasión” del año 2004, específicamente con su director, el cada vez más degradado Mel Gibson.

Sin embargo, lo simplona que resultó ser la propuesta de la joven directora Catherine Hardwicke, cuyo único esfuerzo parece haber sido recrear con la mejor tecnología del momento pasajes archiconocidos del Nuevo Testamento, viene a colocar nuevamente en la discusión un tema bastante espinudo, y que tiene que ver con las producciones cinematográficas basadas en textos sagrados. Tanto para seguidores, detractores o público indiferente a la figura de Jesucristo y su mensaje, cintas como esta no hacen más que reafirmar que Hollywood y La Biblia siguen sin poder encontrar un punto de concordancia que sepa unir conceptos como novedad y calidad, una situación que no ocurre, por ejemplo, con recreaciones que el cine norteamericano ha hecho de otros sucesos históricos de importancia, como por ejemplo, las persecuciones y matanzas en contra del pueblo judío.



Estamos claros que los pasajes bíblicos no dan pie para mayores interpretaciones personales sobre lo que ahí se dice y se afirma, algo que el estadounidense Martin Scorsese experimentó en carne propia en 1989 tras su “Última Tentación de Cristo”, archicuestionada producción basada en la novela de Nikos Kazantzakis. Pero aún así, a estas alturas ya no basta con presentar a través de grandes ambientaciones y una producción de primer nivel pasajes bíblicos que solo a un católico, o protestante, de fervorosa fe podrían impresionar. Con estas características entonces “El Nacimiento” es, muy a mi pesar, solo una propuesta cinematográfica cuyo valor agregado se redujo a cero, porque su gran deficiencia es la completa falta de originalidad, de principio a fin .

Así entonces, mientras la mirada del cine norteamericano puede variar con gran maestría en torno a figuras emblemáticas de la historia universal, como Cristóbal Colón, Isabel I, Ghandi o uno que otro héroe de la Segunda Guerra Mundial, en el caso de Abraham, Moisés y específicamente de Jesús, parece que debemos aceptar que no se toca ninguna línea de las Escrituras, para que así podamos hablar de una producción seria, respetuosa y de primer nivel. Si bien lo anterior no significa necesariamente una desventaja a priori, porque para eso se supone que está la buena mano del director(a), lo cierto es que la concepción de un no nato anunciada por un ángel vestido con traje blanco, tres reyes magos de Oriente guiados por la unión en el cielo de tres estrellas, la bendición de Isabel a su prima María, un perverso rey Herodes carcomido por el miedo y la ira, y otro ángel que a través de un sueño evita que José lapide a una joven María por embarazarse fuera del matrimonio, son situaciones que presentadas en la forma como las expone Hardwicke, resultan pasajes que no sugieren en nada un intento por atreverse a algo más novedoso en la trama que se está contando, y que ya todos conocemos. En definitiva, el trabajo de esta directora fue más cercano al de un lacayo de la Iglesia, que al de una cineasta con una verdadera vocación sobre cómo hacer cine y perfeccionarlo.



Ahora bien, “El Nacimiento” no es un film mediocre solo por el nulo espíritu innovador de su directora, puesto que hay elementos técnicos que salvan del basurero a una producción que, bajo mi punto de vista, es quizás la mejor en términos de recreación de la Palestina del siglo I, especialmente con el aspecto semítico de los judíos de aquellos tiempos en Tierra Santa y sus costumbres, obviando por su puesto los diálogos en inglés. La actriz neozelandesa Geisha Castle Hughes, que de paso está cada día más parecida a la argentina Virginia Inocentti, no deslumbra en lo absoluto con su interpretación de María, tal como años atrás lo hiciera en la elogiada cinta “Jinete de Ballenas”, sin embargo, junto al norteamericano de origen guatemalteco Oscar Isaac, logran formar una pareja que al menos acentúa los valores que más se han asociado por siglos a los padres de Cristo en la tierra, como lo son el esfuerzo, la misericordia y la unión filial. Mención aparte es la inclusión dentro del elenco del joven actor palestino Hisham Abbas, uno de los kamikases de la excelente “Paraíso Ahora”. Sin embargo, lo mejor que puede exhibir “El Nacimiento” son aspectos técnicos como la ambientación, la evocadora fotografía y la envolvente musicalización, los que si bien no logran hacer de “El Nacimiento” una película de culto, al menos no la hacen sucumbir por los suelos.

Digamos las cosas por su nombre, esta es más una película para complementar la catequesis en una parroquia católica que una producción que deje huellas en el cine, más allá de la polémica que se originó por la verdadera personalidad de Castle Hughes y la imagen que por dos mil años hemos tenido de la joven judía llamada Myriam, nombre semita de María, la madre de Dios, pero como hasta yo comienzo a imbuirme del espíritu navideño no diré que es mejor obviar este título dentro de la cartelera, porque insisto, la música de Mychael Danna, la hermosa fotografía de Elliot Davis y la brillante puesta en escena harán las delicias del público un poco más exigente, y nadie saldrá del todo defraudado de un guión carente de toda novedad, más aún, cuando vemos que las historias que se cuentan sobre la venida al mundo del niño Jesús, más allá de si son solo fábulas o acontecimientos que en verdad ocurrieron, siguen cautivando a generaciones de seres humanos.

Podríamos decir que ir a verla es tanto un acto de curiosidad como una cuestión de fe.


Regular






Ficha Técnica:

Nombre: El Nacimiento (The Nativity Story)
Género: Drama Histórico
Dirección: Catherine Hardwicke
Guión: Mike Rich
Reparto: Keisha Castle Hughes, Oscar Isaac, Hisham Abbas, Shaun Toub, Ciarán Hinds
Producción: Marty Bowen, Wyck Godfrey
Fotografía: Elliot Davis
Música: Mychael Danna
Montaje: Robert Lambert
País: Estados Unidos
Idioma: Inglés
Duración: 100 minutos
Año: 2006
Link: http://www.thenativitystory.com/

1 comentario:

Angelica dijo...

Bueno, no se si vaya a verla, están tan complicados estos dias "pre-navideños".....

Saludos desde el espacio. (ciber?)