lunes, agosto 28, 2006

Netto - 'Provechoso Reencuentro'

... la historia escrita y dirigida por Thalheim se toma sus tiempos para presentar el entorno donde se desenvuelven los personajes centrales, lo medular acá no es mantenerse al margen de la nueva realidad alemana, post unificación, sino enfrentar a los personajes con la verdad que les significa esta nueva sociedad donde les toca ahora vivir...



Netto

PROVECHOSO REENCUENTRO






Al parecer la temática del padre fue una constante que cobró una fuerza insospechada durante el reciente SANFIC 2006, ya que a trabajos previamente comentados, como “Padre Nuestro” de Rodrigo Sepúlveda, “El Hijo” de los hermanos Jean Pierre y Luc Dardenne, “Transamerica” de Duncan Tucker, “La Hija del General” de María Elena Wood, y en cierta medida las particulares relaciones padre e hijo tratadas en “Thank You for Smoking” de Jason Reitman y “Caché” de Michael Haneke, se suma ahora el de esta nueva producción germana, que a los múltiples galardones que suma a su haber agregó ahora el Premio Signis, obtenido durante el último Festival de Cine Internacional de Santiago, por su excelente propuesta enfocada en las relaciones humanas.

Ahí es justamente donde Netto, del joven realizador alemán Robert Thalheim, obtiene sus mayores méritos, entregándonos a través de un guión entretenido, fresco e inteligente, además del gran desempeño del actor alemán Milan Peschel, una historia que vuelve a centrar el tema de las diferencias sociológicas que dejó la reunificación alemana bajo una mirada netamente personal, simbolizada en la relación padre e hijo. En efecto, podríamos decir que "Netto" es una especie de continuación de lo que fue “Good Bye Lenin”, de Wofgang Becker, pero esta vez sin mentiras piadosas que permitan evadir la realidad. Todo lo contrario.



Además de poseer un ritmo a la inversa de la frenética comedia dirigida por Becker, ya que la historia escrita y dirigida por Thalheim se toma sus tiempos para presentar el entorno donde se desenvuelven los personajes centrales, lo medular acá no es mantenerse al margen de la nueva realidad alemana, post unificación, sino enfrentar a los personajes con la verdad que les significa esta nueva sociedad donde les toca ahora vivir. Robert Thalheim encontró entonces una nueva arista a este conocido tema de los marginados del sistema, pero ahora tratando de revertir la situación por dos motivos bastante claros por parte del personaje protagónico. En el caso de Marcel Werner (Milan Peschel), por una parte, intentará salir de la miseria y dejar de auto compadecerse, y por la otra, conseguir validarse como padre frente a su hijo Sebastián (Sebastián Butz).

Marcel es un ex experto en seguridad. Ex, porque sus labores en estas sofisticadas lides las efectuó en la desaparecida RDA. Ahora en cambio, a duras penas arregla y comercializa aparatos en desuso, puesto que no fue capaz de adaptarse a la nueva realidad de Alemania. Pero un buen día aparece nuevamente en su vida Sebastián, su hijo que ahora tiene quince años, y que se ha ido a vivir con él porque no se siente cómodo con su madre y la nueva pareja de esta. Pese a las reticencias del comienzo, padre e hijo consiguen aceptarse y ayudarse mudamente, especialmente Sebastián con su progenitor, aconsejándole cómo conseguir un buen empleo mejorando su currículum y la forma de enfrentar las entrevistas.



Pero el carácter explosivo de Marcel tendrá bastante que decir en esta remozada convivencia junto a Sebastian, no tanto en contra de su moderno hijo como sí en contra de él mismo. Se suma a lo anterior las malas pasadas que le juega su adicción al alcohol, en especial cuando Sebastián quiere presentarlo frente a Nora (Stephanie Charlotta Koetz), la muchacha a quien ha estado tratando de impresionar desde que se fue a vivir con Marcel.

“Netto” tiene una dirección inteligente por parte de Thalheim, lo mismo que el guión, que es de su propia autoría, un ritmo en la historia que cuando pareciera que comienza a decaer vuelve a recobrar el brío que la hace enganchar con el espectador, y sobre todo, ofrece la excelente interpretación del actor germano Milan Peschel, quien le da vida a este fracasado, amante de la música folk berlinesa, a quien su propio hijo le devuelve la esperanza en sí mismo.

Se trata de otra visión positiva sobre el reencuentro paterno, que nuevamente vuelve a presentarse bajo un contexto social que ayuda a potenciar la unión filial entre los protagonistas, convirtiendo a este film del debutante Robert Thalheim en otro de los títulos que no merece quedarse solo como un nombre más dentro de la competencia internacional del pasado festival de cine de Santiago. Personalmente creo que esta era la cinta que tenía todos los méritos para haberse convertido en la ganadora del SANFIC 2006, consiguiendo de paso más proyección para el festival dentro del circuito europeo, pero bueno, de llegar a exhibirse masivamente en Chile, será el público en definitiva quien tendrá la última tarea de calificar. Por ahora, solo puedo adelantar que es un trabajo imperdible.


Excelente






Ficha Técnica:

Nombre: Netto
Género: Drama
Dirección: Robert Thalheim
Guión: Robert Thalheim
Reparto: Milan Peschel, Sebastian Butz, Stephanie Charlotta Koetz, Cristina Grosse, Bernd Lambrecht, Peter Tscherning
Producción: Matthias Miege
Fotografía: Yoliswa Gartig
Música: Peter Tschernig
Montaje: Stefan Kobe
País: Alemania
Idioma: Alemán
Duración: 87 minutos
Año: 2004
Link: http://www.satt.org/film/05_05_netto.html

1 comentario:

Claudia dijo...

Se ve interesante... si es tan buena como Good bye Lenin, pues se la están perdiendo si no la estrenan.